El Brindis

by Laura Santander Zaldívar

Salud, Cheers, Prost, Cin-cin, Na zdravi, Saúde… con alguna de esas palabras hemos deseado un glorioso porvenir a la gente con la que hemos compartido una fiesta. En año nuevo uno de los pasos a seguir obligatorios es el momento del brindis pero ¿de dónde viene?

Para viajar a la primer teoría tenemos que ir al imperio Romano… mesas muy largas, copas de metal, litros y litros de vino, un banquete, cualquier pretexto era bueno, sobre todo la posibilidad de terminar con el enemigo ¿cómo? El veneno letal más popular de aquella época era la cicuta, durante una temporada se hizo costumbre terminar con aquellos que alteraran los planes de algún gobernante, poderoso de la corte o militar en un banquete.

Después de un número de muertes tan importante como para que todos estuvieran alerta de lo que les daban de beber se hizo costumbre chocar con fuerza las copas para que el líquido de ambas de intercambiara (además claro de regar una buena cantidad), así, si el anfitrión no bebía después del choque, era muy probable que quisiese envenenar e su invitado.

El choque de copas trascendió generaciones y culturas pero el por qué del brindis cambia según la cultura. En la Europa medieval consumían vino en son de paz tras una guerra, una manera de declarar que no harían ningún daño a los interlocutores era desearles salud, por lo que en España, Francia y Portugal se desea salud al brindar.

Los Italianos además de decir Salute solían brindar al unísono de un cin-cin, que no es más que la onomatopeya del choque de las copas, sin embargo, la globalización ha hecho que eso se olvide, por lo que durante las últimas dos décadas simplemente dicen Salute ¿Por qué? Cuando empezaron a hacer negocios habituales con los japoneses notaron que tenían que eliminar por completo el brindis coloquial, ya que en la lengua asiática significa algo como “mierda”.

El linaje más reconocido de España por el tamaño de su imperio es el de Felipe “el hermoso” y Juana “la loca”, los padres de Carlos V, aquel en el que su reinado nunca se ponía el sol. Carlos era el I con su nombre en España y el V en Alemania, así que cuando su poder se fue extendiendo por el norte de Europa, los soldados, al derrotar el enemigo bebían al decir “Bring Dir’s” que literalmente significa “yo te lo ofrezco”, de ahí precisamente proviene el término brindis.


Para los anglosajones el vocablo Cheers viene la misma raíz que Cheerful, sin embargo, el término Toast tiene un origen completamente inusitado. El vino que se consumía en el archipiélago más importante del mundo solía venir de tierra continental, los embarques del verano se avinagraban un poco y para disminuir la sensación le añadían pan tostado para “condimentarlo”, así que cuando se compartía vino con alguien más se hacía referencia al Toast.

El primer indicio documentado que se tiene por brindis, data de 1709 precisamente en Inglaterra, en un artículo de la revista Tatler, Sir Richard Steele escribió lo que parecía una fantasía, que un individuo al estar paseando por las inmediaciones de una lagua, descubrió a una hermosa joven que se bañaba en ella. Estaba tan agradecido con la visión, que decidió beber agradeciéndola.

Así es como nos vamos acercando más a lo que conocemos, sin embargo, en la actualidad se han añadido teorías más ad hoc a la situación actual de vino, una realidad más sofisticada, donde el choque de las cosas no es más que la manera de involucrar al sentido del oído y así hacer de la experiencia de degustar algo que invite a los cinco sentidos al goce.

No importa el origen, al final, en la época moderna y cómo lo define la Real Academia Española, el acto de brindar es algo positivo, “Manifestaral ir a beber vinolicor u otra bebida alcohólicael bien que sedesea a alguien o la satisfacción por algo.

Así que brindemos con el vocablo que desees por el glorioso porvenir.

Feliz Año Nuevo


Compartir este

Articulos populares